Una leyenda para el cine pereirano

“A Comfamiliar Risaralda le agradezco todo, gracias a esta empresa he crecido de manera personal y profesional; se han encargado de transformar mi vida, actualizar mis conocimientos y convertirme en un hombre lleno de valores y virtudes. Siempre estaré en el Teatro para proyectar amor y felicidad cuando nos visiten” dice Fernaín Antonio Hernández Cardona.

Fernaín, es también conocido como el Dinosaurio del Cine, por toda su trayectoria y sus conocimientos en las salas de teatro; trabaja en Comfamiliar Risaralda hace 27 años, dentro de sus labores está la realización de las proyecciones de las funciones de cine en los distintos formatos que se manejan, de igual forma el apoyo técnico para el montaje y realización de eventos desde la parte de la amplificación y luces de escenario. “A mí me ha tocado avanzar y aprender en este Teatro, yo he tenido conceptos muy antiguos y actualmente toda la proyección es muy digital” afirma Hernández Cardona.

Iniciando su vida laboral a los 10 años de edad, Fernaín tuvo que aprender sobre el formato de 35 milímetro, que, a pesar de ser un poco complejo, ha sido su favorito. “Yo me quedaría en el pasado, elijo mil veces este formato, porque es realmente una manera de trabajar el arte, de proyectar y disfrutar las películas”.

En conmemoración a los 50 años del Teatro Comfamiliar, se resalta la labor de este hombre que de alguna manera ha sabido conquistar al público con su atención y amabilidad al momento cumplir con una acción tan simple e importante como “dar play” a cada película. “En el teatro solo se viven buenas experiencias, al entrar se empieza a tener un juego de sentidos y emociones que nos hacen viajar en el tiempo según el evento que estemos realizando” comenta el colaborador.

Fernaín, durante 27 años de trabajo en la organización cumple con las labores más importantes del lugar. “nos hemos aportado mutuamente, siempre disfrutando el proceso y agradeciendo por cada año actualizando conocimientos y disfrutando del avance del teatro, porque hoy podemos decir que estamos a la altura de cualquier sala cinematográfica” comenta este ejemplar del manejo y proyección de cine.

Para el eterno Dinosaurio del Cine, trabajar en la organización significa orgullo, pasión y agradecimiento. “Siempre estaré para este lugar, aquí he crecido y estoy dispuesto a entregar lo mejor de mí en cada proyección”.