Andrés Yaya y sus dos grandes amores

“Sería muy egoísta de mi parte elegir entre una de las dos, ambas me encantan y las amo, pero la música, por ser más directa y llegar de manera más fácil, para mí es la reina. Con la literatura toca jugársela un poquito más”.

Y es que Andrés Yaya, desde que tiene conciencia, siempre ha vivido en medio de libros y compositores musicales empezando por su abuelo Alfonso Román. Gracias a ello, desde hace cinco años pertenece al área de Cultura y Bibliotecas de Comfamiliar Risaralda, y es un destacado promotor de lectura de la Caja de Compensación de los risaraldenses.

Este estudiante de último semestre de Español y Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira, con tan solo 22 años está dejando huella entre sus estudiantes y compañeros de trabajo, quienes ven en él, un modelo a seguir gracias a la pedagogía que utiliza a la hora de transmitir su pasión por la lectura.

“Cuando hablamos de leer siempre nos remitimos al código escrito, pero hay otras formas de leer el mundo, la realidad. Por ejemplo, muchos de los indígenas de nuestro país no saben leer ni escribir, pero interpretan el idioma de la tierra, saben cuándo pueden cosechar, constantemente estamos en una lectura del mundo y de nosotros mismos. Lo que buscamos con la promoción de lectura es fomentar un diálogo con la audiencia en el que el medio y el puente, es el libro que se convierte en el detonante del pensamiento”, manifestó Andrés Yaya.

Pero el éxito de Andrés con sus contertulios en edades desde los cero años hasta adultos mayores, no es solo el conocimiento que ha adquirido, también es la nobleza que reflejan su cara, su cuerpo, su vida, con la que cautiva a través de la palabra, logrando que las personas se reconozcan como seres pensantes y razonables.

“Un ejemplo claro de la lectura de vida es el libro Las Mil y Una Noche, el cual nos cuenta la historia de un hombre que todas las noches le contaba un cuento al rey para que a la mañana siguiente no lo ejecutara, entonces siempre lo dejaba en vilo para poder vivir al otro día, y de eso se trata la vida, de buscar una intención para vivir y la literatura es una gran opción”, acotó Yaya, cuyo apellido tiene sus orígenes en los países árabes.

Siente la Música

Aunque Andrés ingresó a la familia Comfamiliar Risaralda como Promotor de Lectura, su pasión por la música lo llevó a demostrar sus dotes con los instrumentos, especialmente con el violín. Gracias a sus cualidades nació el proyecto Siente la Música, un espacio cultural que se gestó en febrero de 2018, y que desde entonces se realiza sin costo cada tercer viernes del mes.

“Me encanta la música, y un día hablando con el asesor cultural Gustavo Colorado, me dijo que diera un concierto con el piano que hay aquí en el Teatro Comfamiliar, pensé que le decían piano a una organeta, la verdad, inicialmente no puse mucha atención. Pasados dos meses me preguntó que si había visto el piano, y me salieron con un Yamaha ¾ media cola muy bonito, desde ese momento iniciamos el proyecto, tuvimos acercamientos con el Festival de Música de Cartagena, pensamos en hacer una Sala de Conciertos donde los intérpretes risaraldenses vinieran a compartir su trabajo, y nos dimos a la tarea de armar Siente la Música”.

El objetivo de este nuevo espacio musical en la Perla del Otún, es convocar a los amantes de los distintos géneros, también crear una pedagogía, iniciando por la puntualidad de los actos y de los artistas a la hora de subir al escenario.

“Queremos que Siente la Música crezca en el sentido de generar talleres para los jóvenes en las tardes, hacer conciertos conversados, que la gente no solo escuche música, sino que también aprenda. El fin es compartir esta pasión y fomentar una pedagogía musical”, concluyó Andrés Yaya Román.

El Dato
Siente la Música, tiene lugar todos los terceros viernes de mes a las 7:00 p.m. en el Teatro Comfamiliar, ubicado en la cra 5ta # 21-48 piso 2.